La última de los tres diseñadores de la plataforma Alta Costura en mostrar su colección de fiesta 2012, Piedad Rodríguez, ha escogido un recurso formal muy concreto para articular su propuesta: los drapeados.

La creadora los usa para esculpir cuerpos muy ceñidos a la figura creando un original efecto sobre la silueta. Incluso a veces se cruzan, creando un efecto asimétrico sugerente.

Los colores no entienden de medias tintas en la colección de Rodríguez y son rotundos e intensos, desde el malva hasta el rojo, pasando por el rosa fucsia. Los trajes de chaqueta de dos piezas poco a poco van dejando paso a vestidos largos en materiales mucho más ligeros y livianos. Por Cecilia Casero.